VISITA FAMILIAR Y PRESENTACIÓN DE LIBRO

 

Durante los días 29, 30 y 31 del pasado mes de julio, en CONVIVIR, hemos disfrutado de la visita de nuestra hija Mercedes y su familia, de Sergio, su esposo, y de sus hijas Julia y Elena, de tres años y de diez meses respectivamente. Han pernoctado en uno de los apartamentos dispuestos para acoger a nuestros familiares. Han comido en el comedor con todos los residentes. Julia ha correteado por los pasillos y por los paseos del Jardín. Una mañana hemos estado en el huerto recogiendo tomates, pepinos, pimientos y calabacines. Otro de los días lo hemos pasado en la piscina municipal de Horcajo, que tiene unas instalaciones excelentes.

Sergio es autor de un libro-cómic titulado “GAMONAL”, que recoge la historia de ese barrio de Burgos.

Aprovechando su presencia entre nosotros, el sábado 31, en el Salón de Actos y con la presencia de 30 personas nos ha presentado su libro. Ha informado del proceso que ha llevado su elaboración; del trabajo que él ha realizado como guionista; del trabajo de la ilustradora y del trabajo conjunto de ambos. Se ha detenido también en el contenido de la historia de Gamonal y su explosión reivindicativa vecinal del año 2014. El acto ha terminado con un coloquio entre los residentes y Sergio sobre el contenido del libro y sobre la presentación realizada.

IMG-20210731-WA0004[1]

Los tres días de visita se han pasado rápidamente. Todos, nosotros, los amigos y los residentes, hemos disfrutado de su presencia, de las voces y de los correteos de Julia.

Maite y Timo.

 

 Experiencia del coronavirus en un cohousing de mayores

 El sector de población más afectado por el coronavirus ha sido el de los mayores, y sobre todo el que vive en residencias. Queremos en esta reflexión poner en valor aquellos aspectos del proyecto de cohousing CONVIVIR que, pensamos, han sido muy positivos al enfrentarnos con esta epidemia. Ahora podemos valorar, después de nuestra experiencia, cómo el diseño, la gestión cooperativa y participativa de los cohousing senior aportan beneficios sociales, económicos, ambientales y de salud. Es un proyecto libremente decidido por los socios residentes, sin ningún tipo de condicionantes, a excepción de los sanitarios, para disfrutar sus años finales de vida de forma agradable, sin miedos sobre el futuro inmediato y sin soledad. La realidad global de ahora en adelante no será igual, como pasará con el resto de la sociedad. Entendemos que esto puede dar un vuelco y el resultado depende de las actitudes de las personas y de su participación comunitaria.

Desarrollo organizativo

Son varios los aspectos que queremos señalar como positivos de cara a enfrentarnos a la pandemia, especialmente los aspectos arquitectónicos y la forma de gestión en la cooperativa CONVIVIR que han facilitado el desarrollo de nuestra vivencia durante la pandemia. Sin ello quizás la realidad se hubiera desarrollado de otra forma menos beneficiosa para las personas residentes.

Como parte de este proyecto CONVIVIR debemos felicitarnos por la estructura de nuestro centro que diseñamos de forma grupal, con sus partes comunes y privativas y que ha demostrado la versatilidad facilitando el aislamiento en los apartamentos, la utilización de forma diversa tanto el comedor como la sala de atención terapéutica y el tránsito en los pasillos, como los habitacionales privativos, espacios amplios y luminosos.

Queremos señalar una gestión compartida entre el Consejo Rector y la dirección del centro (directora y enfermera), en la que se han consensuado las decisiones a tomar según iban pasando los días, con la colaboración de voluntarios residentes. Todo bajo la voluntad y las posibilidades físicas de las propias personas. El respeto a las normas auto-impuestas y siguiendo las instrucciones de quién en cada momento tenía la responsabilidad, dentro de las generales directrices sanitarias, han propiciado un valor de capital social fundamental para la posterior continuidad de nuestra vida colectiva.

Entre las medidas tomadas a tiempo por los equipos directivos, la disciplina de los residentes en atender las instrucciones cursadas, las instalaciones que han permitido el confinamiento de forma agradable en los apartamentos, las posibilidades de paseos al aire libre en la parcela de 27.000 m2 que tenemos, la vigilancia y dedicación de enfermería, la utilización sin aglomeración del comedor, han hecho posible nuestra buena situación personal y colectiva actual. El resultado final, 9 personas residentes afectadas (una ingresada breve tiempo y recuperada; tres con síntomas leves; y cinco asintomáticas), y de las 14 personas trabajadoras y tres profesionales autónomos, ninguna ha sido afectada.

Dado que venimos oyendo comentarios interesados sobre si se deben de medicalizar las residencias, queremos afirmar que nuestras viviendas e instalaciones son para cuidar y dar vida. Los servicios médicos deben ser prestados desde la sanidad pública, en sus ambulatorios y hospitales, como ciudadanos que somos. La medicalización en residencias, entendida como dotación permanente de instrumentos hospitalarios y bajo directrices desde un punto de vista clínico y con objetivos de control de enfermedades, nos parece innecesaria.

En nuestros centros residenciales de cohousing los residentes tenemos edades entre los 60 y 93 años y la centralidad de nuestro estilo vivencial es participar, tomar decisiones, compartir, combatir la soledad, seguir nuestro desarrollo como personas, asimilando nuestras enfermedades, pero sin miedos ni condicionados por decisiones de otros. La centralidad de las conversaciones no son las enfermedades ni las deficiencias físicas, sino vivir ilusionados el espíritu comunitario creado. La medicalización de los centros, al tratar a todos bajo el mismo criterio, anula todo esto. Nos parece que lo que necesitan las residencias es VIDA.

Hoy en día no podemos hablar solo de mayores y tercera edad. Existen la cuarta y la quinta edad, por lo que la tercera y la cuarta necesitan, generalmente apoyos livianos, según se vayan desarrollando las condiciones físicas de cada persona. Las ideas que observamos en parte de nuestros gobernantes, y en una parte de la sociedad, generalmente interesada en los negocios residenciales, es seguir atendiendo a los mayores como si no tuvieran nada que decir, como si fueran un problema. Se trata a los mayores residentes de convidados de piedra.

Queremos vivir en nuestros apartamentos como en nuestra casa, que lo es. Se trata de añadir vida a los años “añadidos” que nos posibilita la ciencia. Cuando necesitamos atención médica vamos al centro de salud y si hace falta tratamiento hospitalario seremos derivados al hospital. Insistimos, como cualquier ciudadano. No obstante tenemos instalaciones de enfermería, por si fuera necesario tratamiento especial de cualquier residente.

Vivencias personales

Lo primero fue asimilar, a nivel individual, qué ha podido pasar en nuestro mundo “civilizado” para que ocurra esto. Existen reflexiones de todo tipo. Por causa del cambio climático, al que no hemos prestado la debida atención, por nuestra forma de vida – utilización de la movilidad individual en lugar de la colectiva, la forma de consumo que deteriora la calidad del medio ambiente- que no se adapta en tiempo y forma al ritmo de la naturaleza.

El confinamiento en nuestros apartamentos hace que pensemos de forma retrospectiva nuestra historia reciente. Estamos acostumbrados a las relaciones colectivas, bien por actividades internas o por participación en actos externos, o bien por la movilidad que tenemos con salidas de varios días a visitas familiares, a los viajes del Imserso y excursiones, a Madrid para acudir a servicios médicos. Esta experiencia de confinamiento hace que se ponga en valor aquello que tenemos como nuestras relaciones vivenciales a nivel de pareja, en caso de relaciones estables, o cada uno, a nivel individual, preguntarnos si sirve para algo aquello que tratamos de llevar a la práctica con los valores que nos han prestado los pensamientos religiosos o laicos, que dieron en su momento sentido a nuestras vidas. Nos cuestionamos también cómo realizamos el acompañamiento y la solidaridad, aquí y ahora, con los más cercanos, que son nuestros compañeros de este viaje en el final de la vida, nuestros hermanos, con los que pretendemos vivir juntos y con respeto a la individualidad, con edades que van desde los 60 a los 90 años y con experiencias de vida muy diferentes. Los que viven en apartamentos individuales lo han pasado peor.

Tenemos tantas reflexiones como personas residentes en el Centro (57 personas) pero, por las circunstancias, no las expresamos ni las compartimos de forma colectiva como hubiera sido en las actividades habituales.

Nos hemos preguntado muchas veces en estos días, cómo hemos podido vivir en sociedades fuertemente conectadas, teóricamente socializadas por el trabajo, la vecindad en bloques de viviendas, las actividades en diversas organizaciones, etc. y, al final, vivir de forma inconsciente una soledad, teóricamente no deseada, pero que si profundizamos la tenemos siempre.

También nos hemos preguntado si merece la pena emplear tiempo y discusiones en planificar de forma grupal proyectos ilusionantes, pero que tratamos de copiar de otras sociedades europeas tan diferentes a la nuestra -tanto en formas de vida, normas legales de participación ciudadana, como en vivencias nacionales históricas-, llegando a la conclusión de que es imprescindible su adaptación a nuestro entorno y que la atención a las necesidades personales cotidianas es lo primero en cualquier colectivo humano.

Otras reflexiones giran en torno a lo socio-político. En una sociedad donde lo político está desprestigiado (poder y corrupción) y lo económico mercantilizado, es difícil ver una salida decente que se preocupe del último ciudadano de la escala social. Las preguntas que nos hacemos pueden ser si mi voto vale para algo, si me planteo “votar” a través de mis decisiones económicas o si mi colaboración en la sociedad civil, en grupos políticos o en colectivos ciudadanos, es condición necesaria para que avancemos hacia otro mundo diferente y más solidario. Los pensamientos sobre estos temas y otros similares se cotejan con las lecturas personales que el tiempo de confinamiento nos ha facilitado.

Una conclusión es que solos e individualmente no vamos a ninguna parte. Las fuerzas negativas que toda persona tiene, en momentos difíciles, salen a relucir y se ponen por delante. Es decisión y voluntad de cada uno descodificar nuestra vivencia anterior y elaborar otra dinámica que nos lleve a una situación nueva, más humana, más respetuosa con el medio ambiente, más sociable, más relacionada con los ciclos vitales del planeta. Pensar como ciudadanos del mundo y vivir en lo local, en la cercanía y con lo necesario.

Al final, vienen los propósitos de enmienda, y en un futuro no muy lejano, dada la edad que tenemos, tendremos que volver a reflexionar colectivamente como hemos puesto en práctica lo redescubierto durante la pandemia.

Esta experiencia nos reafirma en el criterio de que los mayores (jóvenes por emprendedores y por sus iniciativas de cohousing en cuanto centros residenciales autogestinados) tienen la suficiente capacidad de iniciativa colectiva y no necesitan ser tratados como personas incapacitadas y con necesidad de atención especial.

La dependencia de las personas viene por sus circunstancias personales de salud, aunque es de reconocer que a mayor edad, porcentualmente son más las personas que pueden estar en riesgo de problemas crónicos de salud. Pero nunca la edad debe de ser la cuestión básica que condicione la atención que debemos de recibir como ciudadanos.

No podemos terminar nuestros comentarios, sin hacer referencia a los compañeros de otros Centros Residenciales de Mayores, que han vivido situaciones similares a la nuestra, en diferentes puntos de España. Los Milagros y Puerto de La Luz, en Málaga; Servimayor, en Losar de la Vera; Fuente de la Peña, en Jaén; Trabensol, en Madrid; La Muralleta, en Tarragona; Profuturo, en Valladolid; Dr. August Pi y Sunyer, en Rosas, etc. Nos coordinamos y compartimos experiencias a través de HISPACOOP, Confederación de Cooperativas de Consumo.

 

 Timoteo Cruces Gaitán y Víctor J Gómez Pérez.

Centro residencial Convivir. Horcajo de Santiago – Cuenca –

 

Artículo publicado en el número 283 de la revista  “Iglesia Viva”  correspondiente al trimestre  julio-septiembre de 2020

Confinamiento de las residencias de mayores

A las personas interesadas por la situación de los centros de mayores en el ámbito de la pandemia actual.

Quiero  comentar mi reflexión sobre la facilidad con que se confinan las residencias de mayores y mis temores sobre la implementación del nuevo Estado de Alarma. Todo ello basado en la experiencia de los últimos 8 meses:

Toda la población sufrió el primer Estado de Alarma del 14 de marzo, pero las residencias de forma muy especial, con la dificultad de acceder a los hospitales en casi toda España, muy especialmente en la Comunidad de Madrid. Los que no estuvimos enfermas por el COVID-19 estuvimos especialmente “protegidos”, sin recibir visitas, sin poder salir de los centros, etc. Los soportamos con las miras puestas en un horizonte temporal cercano, pero tuvimos que contener a muchas personas que querían “salir de la cárcel” en que se convirtieron los centros residenciales de mayores.  Todo esto afectó mucho a las residencias convencionales y muy especialmente a los centros de cohousing, en los que estábamos acostumbrados a salidas más o menos cotidianas. Algunos hemos mantenido algún escarceo de salidas, con conciencia de estar cometiendo un delito grave.
Pasado el tiempo nos encontramos en esta segunda o tercera ola de la pandemia y se producen paradojas como las que nos afecta a CONVIVIR: hace unos 20 días que se empezó a constatar un brote de COVID-19 en el pueblo y en otros pueblos de zona. El Ayuntamiento ha adoptado, con la ratificación de la Comunidad de CLM, la decisión de aplicar todas las restricciones a las residencias. No podemos recibir visitas ni salir del centro. Menos mal que tenemos un gran jardín para pasear. El resultado es paradójico: la infección afecta a personas del pueblo, nosotros no tenemos ningún caso, pero los del pueblo, con alguna restricción, se pueden mover por toda la zona y nosotros “protegidos” en el centro. ¡Por favor, que no nos protejan tanto!
Por otra parte me temo que el nuevo Estado de Alarma, que deja en manos de las Comunidades Autónomas la aplicación de medidas concretas, se materialice en restricciones para las residencias. Es lo que menos contestación genera y parece que se interesan por nosotros. ¡Ojalá me equivoque!

A todos los interesados por los centros  de personas mayores,  que tengáis  acceso a los medios de comunicación. A ver si podéis trasmitir que no nos “protejan”. Si no nos mata el COVID-19 nos vamos a morir de asco,

Perdonad el tono de enfado , pero es que estamos  hasta el gorro..

Ernesto Cabello Cabello

Presidente de CONVIVIR

100 Días de confinamiento

100 Días de confinamiento

Después de cien días de confinamiento por culpa del COVID-19 y una vez terminado el estado de alarma decretado por el Gobierno de la Nación, parece que la situación va mejorando poco a poco y esperamos que continúe de la misma forma. No vamos a lanzar las campanas al vuelo ya que el virus sigue latente y en cualquier momento puede volver a actuar y tenemos que estar alerta ante cualquier incidencia.

Desde que tuvimos noticias de la situación de la pandemía en España, tomamos las medidas de prevención recomendadas por el Ministerio de Sanidad y de la Junta de Castilla la Mancha y las seguimos con total responsabilidad. Se restringieron las visitas y también las salidas, se suspendieron todas las actividades internas, al igual que los servicios de fisioterapia, peluquería y podologia. Se instalaron en los accesos a las diferentes estancias de solución hidroalcohólica y dispesandores de papel. Se tomaron la temperatura  constantemente a las personas residentes y se redujo el aforo al comedor para aumentar la distancia de seguridad. Se cambió los manteles y servilletas por los de papel y se centralizó las compras de productos básicos una vez por semana a través de la administración. Todas estas medidas nos ayudaron a minimizar los efectos negativos que esta pandemia nos ha podido ocasionar.

Aún así, hemos tenido algún conato de contagio. De las 57 personas que han residido en Convivir durante estos tres meses, 9 han dado positivo en algunas de las pruebas realizadas. Una de ellas fué ingresada en el hospital, tres estuvieron con sintomatología leve y el resto sin sintomatologia o con sintomas anteriores al estado de alarma.

IMG-20200616-WA0005[1]

Para que todo esto haya podido influir positivamente, tenemos que destacar algunos aspectos como han sido la rapidez en la toma de decisiones preventivas en el colectivo, seguir las indicaciones de las autoridades sanitarias, la atención sanitaria tanto de nuestra enfermera como del centro de salud de Horcajo y las excelentes instalaciones comunes y privadas de Convivir destacando la existencia del jardín en dónde se ha podido pasear y tomar el sol en un ambiente de familiaridad entre los residentes.

Al ser los mayores unos de los sectores de población mas afectados por el coronavirus especialmente los que vivían en residencias, queremos destacar y poner en valor los aspectos antes mencionados de CONVIVIR por si se quieren tener en cuenta al diseñar lugares, instalaciones y ambientes para los mayores.

Nosotros pensamos que CONVIVIR es nuestra casa. Casa que dispone de instalaciones comunes y privadas para vivir con personas conocidas. No queremos que nuestra casa se convierta en un hospital. SER MAYOR NO ES ESTAR ENFERMO.

 

Timoteo Cruces Gaítan

Socio Cooperativista

 

 

 

 

 

 

VACACIONES EN CONVIVIR

Llega el periodo de vacaciones de verano. En CONVIVIR, como en otros centros de comunidades colaborativas/cohousing, estos meses implican una incidencia en la vida cotidiana del centro. También en las residencias de mayores se producen cambios: algunos residentes (los más afortunados) pasan algunos días con sus familiares, otros ven que disminuyen las visitas al estar sus familiares fuera de la ciudad, se ven reducidas algunas actividades, etc. En CONVIVIR pueden darse cambios distintos: algunos se desplazan a visitar su pueblo o ciudad de origen, otros comparten vacaciones con amigos y familiares, se intensifican las visitas de hijos, nietos y otros familiares, algunos interesados en el proyecto se alojan un tiempo con nosotros. En fin…, las modificaciones del vivir diario también se producen, pero con otras características. La motivación suele partir de las motivaciones de cada socio, de las ganas de viajar, de visitar lugares, de pasar tiempo con la familia, etc. Como en otros momentos del año, queremos seguir, mientras la situación nos lo permita, planificando nuestra vida, compartiendo momentos con amigos, participando en actos culturales, incluso aportando nuestro tiempo a iniciativas de solidaridad. SEGUIR SIENDO NOSOTROS. Para eso hemos pasado tiempo diseñando el proyecto, aportando nuestro esfuerzo, nuestros ahorros, nuestras ilusiones.

Todo esto, que sucede en verano, es aplicable a otros periodos del año. Nos adaptamos al momento en función de nuestros intereses, evitando que otros decidan por nosotros. Ahora que ya no tenemos las obligaciones laborales previas a nuestra jubilación, queremos ser protagonistas de nuestro proceso de envejecimiento, sin buscar eufemismos que enmascaren la idea de vejez. Queremos seguir teniendo proyectos personales y afrontar el futuro con la energía de cada uno, combinando, como el resto del año, privacidad y convivencia.

ERNESTO CABELLO

 POEMA A LA MUJER

                                      ¿ES MADRE?, ¿ES ABUELA?, ¿ES REINA? ¡¡ES PERSONA!!                            

¿Nos hemos preguntado alguna vez
Qué sería el mundo sin ellas?
Os invito a que reflexionemos,
Obtengamos una respuesta honesta,
Y que a partir de ahí todos las tratemos
Tal y como se merecen ellas.

Os invito a que todos pensemos
Sobre la libertad que deben tener ellas,
Algunas decidirán tener hijos
Otras no, por la razón que sea.
Cualquier opción es muy respetable
Porque la decisión debe ser de ellas.

Las que optaron por la maternidad
Tienen una admirable tarea,
Yo las comparo con los “Reyes Magos”
Por eso me pregunto ¿serán Reinas?

Nos regalan el milagro de la vida
Y en su seno nos protegen y nos llevan,
Aguardando con ilusión e impaciencia
Durante una larga espera,
Y cuando llega el momento de alumbrarnos,
Lo hacen de forma tan natural,
Que dolores y alegrías ellas mezclan.

Descienden al nivel de los bebés
Consiguiendo de esa forma que ellos crezcan,
Y cuando alguno tiene dificultades
En cuidarlos, se desviven y desvelan,
Y así les siguen acompañando
Hasta que la madurez les llega

Cuando han ejercido su libertad
Y del hogar materno se ausentan,
Ellas se quedan expectantes
Por si una necesidad ellos tuvieran,
Porque ellas son madres para siempre,
Porque ellas son madres eternas.

Las que optaron por no tener hijos
Ya sea por la razón que sea,
Son igualmente respetables
Pues la decisión les corresponde a ellas,
Nosotros no debemos olvidar
Que en la diversidad va la riqueza.

Algunas de éstas me parecen madres
Porque aunque no de forma tan natural
Son como unas madres especiales,
Y algunas, son madres de la Humanidad

Unas dedican sus vidas al progreso humano
Otras muy cerca de los más desvalidos están,
Todas trabajan sin tregua y sin descanso
Propiciando la Justicia y la Paz.

Porque nos disteis el milagro de la vida,
Nos ayudáis a crecer en libertad,
Porque el progreso humano promovéis
Y propiciáis la Justicia y la Paz.
Porque todas sois madres para siempre
Porque trabajáis sin descanso y sin tregua,
Debemos rendiros gran homenaje,
Y porque sois Abuelas, Madres, Reinas.

LUIS DE OBESSO
Marzo de 2019

ALGO SOBRE LA MUJER ¿ES MADRE? , ¿ES ABUELA?, ¿ES REINA? ¡¡ES PERSONA!!

En un momento como el actual, en el que hay quienes intentan hacernos retroceder a tiempos pasados, en cuanto a libertades, progreso social y humano se refiere, es necesario y urgente que hagamos una reflexión profunda sobre lo que está pasando, e intentemos sensibilizar, en lo posible, sobre un tema tan importante y trascendente.

Por razones obvias, en esta ocasión me voy a referir de manera especial a la mujer.

Cualquier persona que menosprecie a otra está atentando contra su dignidad y cometiendo un acto de injusticia. Si hablamos de malos tratos o incluso de acabar con la vida de la pareja, aunque esté tipificado como delito, falta mucho por hacer, tanto para mejorar la Ley como para aplicarla.

Hay personas que supuestamente piensan que la del sexo contrario es algo así como una especie de electrodoméstico para utilizar a su antojo, o como una especie de tiesto que se utiliza para satisfacción personal o para plantar una semilla, y cuando da su fruto intentan moldearlo según su imagen y semejanza, propiciando perpetuar así una situación de injusticia y un atentado contra la dignidad de las personas.

Me entristece ver, cómo a nivel mundial, en estos grupos de personas-hombres existen personas-mujeres que, a deducir por sus expresiones, comparten esa misma ideología. En principio puede entenderse, si se tiene en cuenta la educación recibida y el ambiente donde se desarrolla la persona, ya que estos dos factores tienen una gran influencia en la evolución de la misma. Ya lo dice el refrán “dime con quién andas y. . . . . .”

Pero aunque en principio sea comprensible, no es justificable, ni para unas ni para otros; independientemente de la educación recibida todos estamos llamados a evolucionar, no es de recibo que en un mundo que está en continua evolución, el ser humano quede anclado en el pasado. Sus actuaciones no deben encontrar justificación alguna en la educación recibida, ni en el “dime con quién andas. . . . . “, pues de igual manera que somos evolución, si algo no es como debiese ser, no puede uno posicionarse en el “siempre se ha hecho así”, “yo soy así y a mi edad es imposible que cambie.”

Creo que tod@s tenemos una responsabilidad, para intentar sensibilizar a la sociedad, desde cualquier posición o lugar donde nos encontremos.

Pretendo, modestamente pero con claridad, valorar especialmente a la mujer, laborar por su dignidad y sensibilizar tanto al hombre como a la mujer para que en cada acto o actuación que llevemos a cabo no dejemos la reflexión para el momento inmediatamente anterior a nuestra toma de decisiones; con la improvisación, lo más probable es que nos equivoquemos.

Cualquier persona que menosprecie a la mujer está despreciando como mínimo el 50 por ciento de riqueza en Valores Humanos, en inteligencia, en educación, etc. , y esto es una doble injusticia, primero contra la persona menospreciada y segundo contra el bien común de la sociedad. 

 

                                                                      LUIS DE OBESSO

                                                     

PROYECTO CONVIVIR, FAMILIA DE FAMILIAS

PROYECTO CONVIVIR, FAMILIA DE FAMILIAS

 

 

 

 

 

¿Todavía no has visitado

RESIDENCIAL CONVIVIR?

Pues yo te invito de nuevo

A que pases por aquí.

 

Hoy te aporto nuevas pistas

Para que puedas discernir,

Si lo que tú estás buscando

Lo hallarás en CONVIVIR.

 

Es familia de Familias

El Proyecto Convivir,

Y por eso yo comparto,

Además de adversidades,

Lo que me hace feliz.

 

El día de mi cumpleaños

Una carta recibí,

Era de una de mis nietas

Porque no podía venir,

A felicitarme el día

Y alegrías compartir.

 

Una vez abierto el sobre

La misiva yo leí,

Y aunque no estaba presente,

Ella me hizo muy feliz;

Habla de algunos valores

Que existen también aquí.

 

Cuando respondí a mi nieta

Yo pensaba, al escribir,

Que escribía para vosotros

Y que escribía para mí;

Pues somos una Familia

Que se llama CONVIVIR.

 

Sin más dilaciones pues,

Yo paso a reproducir,

Lo que me escribió mi nieta

Y lo que yo respondí:

 

                                     Agosto  2018

Querido abuelo: De pequeña me preguntaron qué quería ser de mayor.

Creo que esperaban que contestara con alguna de esas “respuestas comodín” que dan todos los niños cuando se les presenta esa pregunta. . .

“Princesa!” “Enfermera!” “Bombeeerooo! “Profesora!”. No.

 

Se me quedó grabada esa pregunta en la cabeza durante las próximas horas, días, incluso semanas. Entonces llegó el día en que lo vi claro.

“De mayor quiero ser un árbol” escribí en mi diario.

Nunca lo dije en voz alta… supongo que me avergonzaba que mientras el resto de niños se planteaban grandes metas, yo solo pensara en poder llegar a acariciar el cielo con mis esbeltas pero elegantes ramas cubiertas de hojas verdes, algún día…

Ahora que algo he crecido debo confesar que aún no tengo claro qué quiero ser, a qué quiero aspirar, sin embargo, he llegado a la conclusión de que todos tenemos algún parecido con los árboles. Y hoy he venido a hablar de las raíces.

No hace falta más que prestar un poco de atención en clase de ciencias para saber que, en lo referente a las plantas, después de la semilla van las raíces.

Para mí, las raíces son todos esos recuerdos que, desde el día en que nacemos van quedando grabados en nuestras memorias.

Y hoy, Abuelo, que es tu cumpleaños, quiero destacar todas las veces que me has enseñado tanto, todas las veces que me has animado a cultivar mi talento, todas esas risas que hemos vivido en familia, las sobremesas, las tardes en el Rebollar, las rabietas, las enseñanzas, el sentarme en tu regazo a jugar al tres en raya o a que me leyeras ese libro de la granja que tanto me gustaba…

Porque al fin y al cabo, RAICES y FAMILIA van de la mano, y yo, yo doy gracias a Dios siempre que puedo por la familia que tengo.

Porque sin la semilla que algún día tiempo atrás, la abuela y tú plantasteis, y las raíces que con vuestro amor regasteis, este árbol genealógico que nuestros recuerdos sostiene no se mantendría en pie y una pequeña niña con ideas descabelladas, estaría aún más lejos de cumplir su sueño de algún día llegar a tocar el cielo.

                                                                      Jimena

 

RESPUESTA A NUESTRA NIETA JIMENA

Gracias querida Jimena

Por tu mensaje especial,

Está lleno de poesía

Con mucha profundidad.

 

Si yo un día hubiera intentado

A alguien felicitar,

No conseguiría escribir

Un poema similar,

Y esto me llena de orgullo

Y mucha felicidad.

 

Como cada cual valora

Su forma al comunicar,

Voy a responderte en verso,

Pues según dicen algunos

Eso no se me da mal.

 

La más joven y el más viejo

De aquesta digna familia,

Coinciden al valorar

La importancia de la misma.

Nunca dejéis de cuidarla

Para que se mantenga viva,

Pues cuando hay adversidades

Se aminoran, compartidas,

Y si hay momentos alegres

La alegría se multiplica.

 

De igual manera que el árbol

Que imaginaste un día,

Si dejaran de regarlo

Su raíz se secaría,

Dejaría de ser soporte

De tantas ramas altivas,

Que te elevarían al cielo

Como tú soñaste un día

Cuando respondo a tu carta

Tan profunda y emotiva,

Acuden a mí, recuerdos,

 De aquellas raíces mías,

Que también son tus raíces

Aunque no las conocías.

Siempre las tengo presentes,

Con frecuencia me acarician,

Y todas nos acompañan

Y dirigen nuestras vidas.

Algunas de esas raíces

Vivieron donde tú hoy moras,

Y sin duda te protegen

Y sin dudarlo te adoran.

Cuando llegues a mayor

Y elijas qué quieres ser,

Tus raíces más profundas

Te vamos a proteger.

Si optaras por un camino

Al que te lleve esta vida,

Nunca dejes de escribir,

Y no dejes de cantar

Sobre Valores con Vida.

Este mundo tan complejo

Está falto de poesía,

Y ella es como la savia

Que tu árbol necesita,

Para elevarte tan alto,

Que tú acaricies el cielo

Como soñaste algún día.

Recibe un abrazo,

con el cariño de tus abuelos Pilar y Luis.

20/08/2018

Luis de Obesso

Socio de CONVIVIR S C CLM

 

CONVIVIR

En un lugar de La Mancha
y en la cumbre de un horcajo,
fue asomando un edificio,
hacia arriba y a lo ancho.
 
Fruto de una utopía
que llamaron Convivir,
para dar vida a los años.
Objetivo: compartir.
 
Muchos esfuerzos costó
y mucha imaginación
superar todos los retos,
cumplir la legislación.
 
Dos mil quince, mes de Julio,
abren puertas y ventanas;
van llegando residentes
impacientes y con ganas.
 
Aire puro, transparente,
sol, lejanos horizontes,
y las noches estrelladas.
Buenas son las sensaciones.
 
Cómodos apartamentos
sin barreras, luminosos,
oasis de paz, silencio;
hay espacios para todo.
 
Del ver, hablar y reír
surgen en la convivencia
muchas sensibilidades;
¡que no falte paciencia!
 
Es un grupo muy capaz:
con buenos profesionales,
múltiples conocimientos
y valores personales.
 
Mas ¡hay! Que no será fácil
dejar las ensoñaciones
para construir, muy juntos,
el edén de las mil flores.
 
Desfallecer no se puede,
después de tanto trabajo
para ser un referente.
Y en ello están empeñados.

 

No es mejor lo que yo piense
si me rindo a mis deseos.
Mande siempre el colectivo,
desaparezcan mis miedos.
 
Muchos logros son patentes
y otros muchos van tejiendo.
compartiendo el día a día
él aprende, y yo, aprendo.
 
Uniendo los corazones,
más abiertos con los años,
podremos consolidar
este Convivir soñado.
 
Con fe y esperanza en nuestro amado proyecto comunitario
 
Ramon Marpons

SALUDO A NUESTROS VECINOS

Hoy queremos dirigirnos
A todos nuestros vecinos,
Explicarles quienes somos
Y qué objetivos trajimos.

A Horcajeños y comarca
Nos queremos presentar,
Ofrecerles. . . . . lo que somos
Y nuestra hospitalidad.

Muchos sitios visitamos
Antes que a este lugar
Y aterrizamos aquí,
Más no por casualidad.

Aprovechemos el reto
De aquesta oportunidad
Para poder conocernos
Y podernos integrar,
Compartir nuestras culturas
Y ayudarnos mutuamente
En cada necesidad;
Nosotros por nuestra parte
Cuando seamos requeridos
No nos vamos a ocultar.

Y también os ofrecemos
Tener la oportunidad,
De convivir con nosotros
En esta Tercera edad.

Si esto fuera Residencia
Al uso tradicional,
Entiendo que lo pensarais
Antes de algún paso dar;
Mas es algo diferente
Como podréis comprobar.

Para poder comprobarlo
Nos tenéis que visitar,
Ver nuestras instalaciones
Nuestra forma de actuar.

También nuestra economía
Servicios y actividad,
Pues lo mejor del Proyecto
No se puede imaginar,
Contemplando desde lejos
Edificio singular.

Si después de una visita
Dudas podéis albergar,
No tengáis preocupación
Habrá otra oportunidad.

La oportunidad consiste
En que podréis alquilar,
Por un tiempo que elijáis
Para poder verificar,
Si cuanto digo es correcto
Y responde a expectativas
De vuestra necesidad.

Y llegados a este punto
Vos tenéis la libertad
Para buscar el camino
Que deseáis transitar.
Yo desde ahora os digo
Y puedo garantizar:

Decidas lo que decidas
Lo vamos a respetar,
Pues muy poco habrás perdido,
Y sí que habrás conseguido,
Algunos amigos más.
                   Luis de Obesso